2da Cumbre de la Tierra

De Sosteniblepedia
Saltar a: navegación, buscar

LA 2DA CUMBRE DE LA TIERRA, JOHANNESBURGO, SUDÁFRICA
www.elistas.net
En África del Sur, Johannesburgo comienza la segunda Cumbre de la Tierra, organizada por Naciones Unidas. Es un acontecimiento político y ecológico de inmensa envergadura en el que participan representantes de mas de 180 países, que concentra el mayor numero de jefes de estado y de gobierno jamás reunidos desde hace una década, y en el que intervienen mas de 60.000 representantes de miles de ONG del mundo.
Las protestas contra la globalización liberal se van a oír en todo el planeta.
El nombre oficial de esta reunión es ‘Cumbre mundial sobre el desarrollo sostenible’, y se trata de hacer, diez años después de la Cumbre de Río, un balance de la degradación del medio ambiente y del estado de la pobreza en el mundo.
Se considera que el desarrollo es sostenible cuando se compromete a restablecer la calidad del medio ambiente de manera a transmitir a las generaciones futuras una naturaleza por lo menos de idéntica calidad a la que nosotros recibimos de las generaciones precedentes. El concepto de desarrollo sostenible se opone a toda degradación duradera, en todos los aspectos, de la naturaleza.
A pesar de los compromisos firmados en Río, y a causa de la ofensiva de la globalización liberal, las cosas se han degradado de manera muy alarmante. Los estados del Norte, con apenas 20% de la población mundial, producen el 80% del producto planetario bruto y siguen consumiendo 80% de los recursos de la Tierra. El acceso a algunos de los bienes comunes de la humanidad, como el agua o la energía por ejemplo, sigue siendo escandalosamente injusto.
Si el modo ultraliberal de desarrollo de las sociedades ricas continua al ritmo actual y se generaliza al conjunto del planeta, peligrara dramáticamente toda la biosfera. Si la deforestación -que hace desaparecer, cada año, una superficie de bosques más grande que cuatro veces la extensión de Bélgica- continua a la increíble velocidad actual, obedeciendo a exigencias del mercado, el cambio climático agravado por el recalentamiento de la atmósfera, se amplificara. El nivel de los mares se elevara, inundando regiones enteras y haciendo desaparecer para siempre deltas habitados por decenas de millones de habitantes, y algunos países-archipiélagos del Pacifico. La desertificación se extenderá. El agua dulce escaseara de tal manera que se estima que, si la globalización sigue igual, mas de la mitad de los habitantes de la Tierra padecerán ‘estrés hídrico’, es decir falta de agua, antes del 2025.
El ultimo informe de la ONU sobre el desarrollo advierte que, si la concepción del crecimiento no se modifica y si no se entra en un ciclo de “descrecimiento sostenible”, mas del 70% de las tierras habitadas del planeta podrían verse muy negativamente afectadas por la construcción de carreteras, autopistas, vías de ferrocarril, embalses, aeropuertos, zonas industriales, minas, extensión de ciudades y otras megaobras de gigantesca envergadura construidas en nombre de una concepción obsoleta del progreso.
La amplitud de la crisis ecológica mundial es tan enorme que pone en peligro la propia existencia del ser humano. Sobre todo porque agrava la pobreza de los mas pobres. El número de éstos, los que viven con menos de un euro por día, representa ya un tercio de los habitantes del planeta. Uno de cada tres habitantes del planeta ‘vive’ –es decir, come, bebe, se viste, se aloja, se transporta, cuida su salud y se educa– con ¡menos de un euro diario!
La situación es tan desesperada que la humanidad, representada en Johannesburgo por las asociaciones y las ONG, no se contentará con vagas promesas de los amos del mundo.