Comercio Justo

De Sosteniblepedia
Saltar a: navegación, buscar
Comercio Justo

En la Primera Conferencia de Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo celebrada en 1964 bajo el lema "Comercio, no ayuda", se tomaron decisiones a favor de una nueva relación entre los países ricos y empobrecidos. Sin embargo, las resoluciones que activaban mecanismos comerciales más justos fueron vetadas por el G-8. De todos modos, esto inspiró a un grupo comprometido con movimientos sociales y así, en 1969, abrieron la primera tienda de Comercio Justo (CJ) en Holanda.

Conceptualmente podemos definir al comercio justo como una asociación de comercio que busca un desarrollo sostenible para los productores excluidos y desfavorecidos, y que apunta a generar unas mejores condiciones comerciales a través de campañas y sensibilización.
El comercio justo busca disminuir el número de intermediarios entre los productores y los consumidores; pagar sus productos a un precio determinado con fin de conceder mejores ingresos, así como desarrollar prácticas socialmente responsables en las entidades del circuito comercial. Por su parte el productor debe respetar el medioambiente y las normas laborales adecuadas y ofrecer productos de calidad.

En 1988, el comercio justo tomó un nuevo impulso cuando se creó en Holanda el sello Max Havelaar, que empezó a promover los productos de los pequeños productores que respetaban el medioambiente y criterios democráticos y de solidaridad en su elaboración. A partir de ello, poco a poco fueron surgiendo en casi todos los países de Europa y de Norte América diversas experiencias nacionales de certificación con el sello de Comercio Justo, MH, TransFair, FairTrade y otros, hasta que en 1997 todas estas iniciativas se unieron en FLO- International (Fairtrade Labelling Organizations International). Hoy cada vez más organizaciones, países productores y consumidores participan de esta tendencia.
Las organizaciones de comercio justo se constituyen en un sistema comercial alternativo que ofrece a los productores acceso directo a los mercados del Norte y unas condiciones laborales y comerciales justas e igualitarias, que les asegure un medio de vida sostenible.

Estas organizaciones deben respetar una serie de criterios básicos para que sus productos lleven el sello que los clasifica como productos de comercio justo:
• Las organizaciones de productores deben ser democráticas y transparentes
• Los productos deben tener precios de garantía, premio social y de calidad ecológica.
• Deben cumplirse las condiciones de pago y prefinanciamiento, de modo de establecer relaciones comerciales duraderas
• Los productos deben ser de calidad y lograr una certificación independiente.

En cuanto a los beneficios que ofrece el comercio justo, podemos decir que:
• Convierte la actividad de producción en una actividad rentable
• Fomenta la elaboración de productos con respeto al medio ambiente
• Promueve la participación de la mujer
• Favorece la expresión de las culturas y valores locales
• Promueve el desarrollo integral sostenible a nivel económico, organizativo, político, cultural;
• Evita la migración como única salida
• Genera conciencia entre los consumidores.


Sello de garantía de Comercio Justo

Este sello es un instrumento de promoción, reflejado a través de un logotipo en el producto, que garantiza el cumplimiento de la norma y el reglamento de Comercio Justo. Lleva implícito los conceptos de calidad, precio mínimo de garantía y contribución al desarrollo rural.
El Sello de Garantía de Comercio Justo funciona como un elemento diferenciador en el mercado, que asegura que los productos cumplen con los criterios de Comercio Justo.