Horizontalidad del poder

De Sosteniblepedia
Saltar a: navegación, buscar
Horizontalidad del poder

La horizontalidad del poder implica crear y desarrollar o esforzarse por mantener estructuras de poder y relaciones humanas no jerárquicas.

El concepto está relacionado con la corriente de pensamiento anarquista, para quienes la horizontalidad es un factor necesario para la libertad real, ya que con jerarquía o con autoridades al mando no existe una libertad auténtica, sino sólo un simulacro o una libertad en abstracto.

Cercano a este concepto está el de descentralización de las estructuras de poder tanto económico como político.
No se trata de igualar, sino de empoderar a todos al hacerlos, o permitir hacerlos, partícipes directos y activos de los procesos de toma de decisiones y de las acciones que les afectan. La horizontalidad va entrelazada con la palabra igualdad, tanto económica como de poder. Es decir, implica que no haya personas que digan qué hacer, cuál es la obligación, y qué hay que cumplir, sino que sea necesario llegar a acuerdos y compromisos mutuos.


El poder horizontal como servicio, es una instancia de coordinación y oportunidad para la articulación y el direccionamiento hacia el bien común; legítimo, legal, rotativo, solícito, solidario, participativo, rindiendo cuentas, dando testimonio público, magnánimo -generoso con el que ha perdido- . Es ese tipo de poder el que ayuda a articular los poderes que todos tenemos para que todos tengamos la oportunidad de ejercer el poder que tiene cada uno, porque todos somos portadores de poder para el cambio.

El mayor poder es “poder ser”: el cuidado más grande es dejar ser y tomar el riesgo de que el otro sea sin amenaza ni coacción de nuestra parte.