Indice de Progreso Social

De Sosteniblepedia
Saltar a: navegación, buscar

El Índice de Progreso Social (IPS), en inglés Progress Imperative) mide el nivel al cual los países cubren las necesidades sociales y ambientales de sus ciudadanos. Cincuenta y dos indicadores en las áreas de Necesidades Básicas Humanas, Fundamentos del Bienestar y Oportunidades muestran el desempeño relativo de los países con la intención de elevar la calidad de la discusión acerca de las prioridades nacionales y para guiar las decisiones de inversión social.

Esta iniciativa desarrollada por Michael Porter, Fundación AVINA, Fundación Skoll, la Universidad de Harvard y el Instituto de Tecnología de Massachusetts, con el apoyo de Cisco y Deloitte, en su primer año recopiló y analizó información de 50 países de todo el mundo, pero se pretende extender a más de 100 países en abril del próximo año.

Su objetivo es proporcionar información estadística desglosada sobre el bienestar humano para que los formuladores de políticas públicas, los organismos internacionales de desarrollo, organizaciones filantrópicas, organizaciones de la sociedad civil y el mundo académico puedan concentrar sus inversiones en las áreas que más contribuyen a mejorar la calidad de vida de los ciudadanos.

“Hemos entendido que haber separado los negocios y la competencia en los negocios, del progreso social y los problemas sociales, en realidad fue un gran error. Algunas de las mayores oportunidades están en abordar los problemas y retos sociales utilizando el modelo de negocios”, afirmó Porter.

El Índice aporta una herramienta que conjuga, de manera transparente, un completo conjunto de mediciones de aspectos sociales, permitiendo a países individuales identificar áreas específicas de fortaleza o debilidad en términos de su progreso social, así como compararse con otras naciones, tanto a nivel de cada uno de los indicadores individuales como a nivel de su desempeño global.

Según Michael Green, director ejecutivo del Social Progress Imperative, “el Índice es una herramienta vital para la toma de decisiones en el gobierno, la sociedad civil y las empresas, ya que ofrece la oportunidad de identificar nuevas oportunidades de innovación e impulsar el crecimiento económico futuro”. Porter agregó que, “en la construcción de este Índice, nos centramos en los resultados reales del sistema de salud o del sistema educativo y no en los insumos o en lo que se gasta. Lo que los datos muestran es que en realidad hay una enorme brecha entre lo que se gasta y lo que logramos”.

Los indicadores agregados que forman el Índice están agrupados en tres dimensiones:

1-Necesidades humanas básicas (nutrición y asistencia médica básica; agua, aire y saneamiento; vivienda, y seguridad)

2.Aspectos básicos del bienestar (acceso a la educación básica; acceso a la información y comunicación; salud y bienestar, y sostenibilidad de los ecosistemas

3. Oportunidades (derechos individuales; acceso a la educación superior; libertad personal y de elección, y equidad e inclusión)

El IPS impulsa la conformación de grupos liderados por Fundación Avina y Deloitte que integren academia, gobiernos, sociedad civil y empresarios para coordinar acciones conjuntas y promover iniciativas de innovación social adaptadas a la realidad de cada país.


Más detalles sobre el Índice de Progreso Social

La idea surgió en el 2009, dentro del Consejo del Programa Mundial sobre Filantropía e Inversiones Sociales del Foro Económico Mundial. Fundación Avina, junto a Skoll Fuoundation y el Banco Compartamos México generaron una alianza con el Instituto de Estrategia y Competitividad de Harvard, la firma Deloitte y Cisco Systems, entre otros líderes y organizaciones.

El Índice registra 52 indicadores en tres áreas que muestran el desempeño relativo de los países para elevar la calidad de la discusión acerca de las prioridades nacionales y para guiar las decisiones de inversión social.

En el primer índice, los tres primeros lugares a nivel mundial fueron Suecia, Reino Unido y Suiza. Costa Rica fue el país de Latinoamérica que obtuvo la mejor calificación, seguida por Chile y Argentina.