La ecología del comercio

De Sosteniblepedia
Saltar a: navegación, buscar

"La ecología del comercio. Una declaración de sostenibilidad" es un libro de Paul Hawken. (Publicaciones Acuario, Centro Félix Varela. La Habana, 1997)

La ecología del comercio, nos presenta una opción conciliatoria entre negocios y ecología, en aras de lograr la sostenibilidad, dada la necesidad de crear una sociedad que resulte duradera para las futuras generaciones. Para ello, nos dice su autor, "será necesario un sistema de comercio y producción en el cual todos y cada uno de los actos sean intrínsecamente sostenibles y regeneradores". Y añade: "Los negocios necesitarán integrar sistemas económicos, biológicos y humanos para crear un método sostenible de comercio. Por mucho que pretendamos actuar de manera sostenible en una compañía, no podremos tener completo éxito hasta que las instituciones que rodean al comercio sean rediseñadas." Es decir, los propósitos de Hawken van a trascender las actuaciones individuales, o institucionales para alcanzar dimensiones universales. En los capítulos iniciales, el autor define los problemas a tratar y describe muchos de los desastres medioambientales que afectan al planeta, varios de los cuales son más graves de lo que pudiéramos imaginar. No obstante, la visión optimista de Hawken nos provee de objetivos a alcanzar para tratar de revertir muchas de las afectaciones al medioambiente y los enumera hasta ocho. Veamos sólo dos de ellos: Reducir el consumo de energía y recursos naturales en el Norte en un 80 por ciento en el próximo medio siglo. Esta propuesta estará basada en una concepción centrada en la crítica a las sociedades desarrolladas de consumo, consideradas las grandes dilapidadoras de los recursos naturales. El autor excluye de su análisis cómo en países menos desarrollados se pueden proferir también daños al medioambiente, en variantes tan perjudiciales como las que se ocasionan en el Norte, debido, según otros analistas, a la imposibilidad en estas sociedades de utilizar otras opciones de producción por los altos costos que implican las inversiones necesarias para ello. Aunque Hawken, de hecho, en su explicación para lograr estos objetivos en países desarrollados, les va a conceder la razón a estos expertos de las sociedades menos desarrolladas cuando nos dice: "...poseemos ya la tecnología para poder hacerlo, en la mayoría de los terrenos, incluida la energía." Tecnología y recursos de los que van a carecer las sociedades menos desarrolladas. Actuar por sí mismos en oposición a mandatos morales o regulados. Con esto, el autor se va a referir a los derechos de los ciudadanos de cualquier sociedad ante sus gobiernos de hacer preservar el medioambiente. Para ello, le va a conceder a dichos gobiernos la potestad de "dejar a un lado ciertas libertades humanas para un lograr algún bien". No obstante, aclarará de inmediato que el ejercicio de los gobiernos en la preservación del medioambiente y en la búsqueda de sociedades sustentables, deberá estar acompañado del mayor respeto por la voluntad de los miembros de sus sociedades, como "se reconoce en las democracias". Sin dudas, esta obra de Paul Hawken se sitúa en la encrucijada actual de la humanidad: Cómo lograr sociedades sustentables y hacerlas armónicas con las demandas globalizadoras del comercio. Una cita de su prólogo: "...pongo mi voto junto a aquellos que sienten que los humanos adoptan la forma de sus culturas y que los cambios en las culturas pueden ocurrir, en momentos raros, con notable rapidez y fuerza. Un buen proyecto puede liberar a la humanidad de su neurótica participación en absurdos actos de destrucción y dirigirlo hacia un destino que sea mucho más «realista» y perdurable."