Nueva Filantropía

De Sosteniblepedia
Saltar a: navegación, buscar

 www.fundemas.org/paginas/filantropia.htm
La palabra filantropía viene del Latín philanthropia que significa: amor por el género humano. Muchas veces es confundida con la caridad, palabra que se origina como parte de una tradición judeo-cristiana y denota ayuda generosa directa. Sin embargo, a través de la filantropía se cumple el propósito de invertir en cambios sociales razonables con el fin de mejorar la calidad de vida del prójimo.
El nuevo paradigma estimula a las empresas a que adopten un rol protagónico en la solución de problemas sociales, financiando y apoyando con su experticia iniciativas de largo plazo que incorporen las mejores ideas de los gobiernos y las instituciones sin fines de lucro. Por primera vez, las empresas están apoyando iniciativas filantrópicas con una visión corporativa, ya no sólo invierten fondos de un rubro del presupuesto destinado a causas filantrópicas, sino destinan recursos humanos y de mercadeo.
Según algunas investigaciones, las empresas pueden incrementar la proporción de sus desembolsos - realizando una sensata inversión en cambio social - manteniendo su estabilidad financiera a largo plazo. Así, estas empresas se vuelven ciudadanos corporativos, que buscan conciliar las estrategias de generación de utilidades con el bienestar de la sociedad, encaminando a las empresas hacia un compromiso social.
Una preocupación de las empresas es la efectividad de sus donativos, por lo tanto buscan ideas claves y se involucran directamente en su diseño e implementación, poniendo al servicio de su comunidad la experiencia y diligencia que los ha llevado al éxito. La idea de “si queremos buenos resultados debemos invertir en formar organizaciones sólidas” ha conducido a una diferencia crítica en la nueva filantropía: alianzas entre fundaciones privadas, fondos corporativos y donantes individuales.

LA NUEVA FILANTROPIA
www.colombia2000.org/las_memorias/ tercer_sector_sociedad/tercer_sector_sociedad.htm
Reinalina Chavarri presentó apartes de la investigación Acción filantrópica como elemento de la responsabilidad social, desarrollada en Chile en los últimos dos años, fundamentalmente relacionados con un nuevo mapa conceptual en torno a la filantropía. La síntesis de su intervención es la siguiente:
Parecería paradójico promover la filantropía en una época en que los diagnósticos señalan el agotamiento de la solidaridad y una fragmentación de las redes sociales, sin embargo, el asunto crucial para el desarrollo de la filantropía no es tanto la crisis de la solidaridad, sino la búsqueda de posibilidades de la acción filantrópica en este nuevo contexto.
El desarrollo del sector solidario en la región está siendo un proceso relevante en la democratización de las políticas sociales, permitiendo una apertura de nuevas alianzas entre las distintas instituciones privadas y los gobiernos. La emergencia del nuevo altruismo ciudadano viene a redimensionar la filantropía permitiéndonos una relectura de su tradición y la búsqueda de su modernidad.
El advenimiento de la modernidad plantea la idea de la reconstrucción deliberada de todo orden, esto es, la capacidad de intervenir racionalmente en la configuración de la realidad económica, social, política y ética de una sociedad. En este contexto la nueva filantropía, en cuanto a disposición cooperativa de los sujetos para con la sociedad representa tanto una opción ética como un imperativo ciudadano. La nueva filantropía puede definirse entonces como una innovación cultural y una resignificación de la sensibilidad moral de nuestro tiempo.
Para identificar las posibilidades de la nueva filantropía es importante tomar en consideración dos tendencias que operan en la sociedad moderna. La primera es la tendencia a huir de las organizaciones, desconocer las acciones colectivas, la segunda es aquella que reconoce una supuesta crisis de valores y un desprendimiento circunstancial de la arquitectura social y moral de la política. Frente a estas dos tendencias vemos una nueva filantropía que está surgiendo desde iniciativas y modelos de actuación social que ayudan a dinamizar la democracia de sus ataduras más formales haciéndola más directa, más participativa y confiable.
Podemos sostener que la nueva filantropía es una especie de teoría que nosotros hemos llamado unión comunitaria del compromiso, que implica los siguientes aspectos: altruismo ciudadano, proximidad de la privacidad, asociacionismos afectivos, autenticidad responsable, pragmatismo solidario, capacidad imaginativa de ver a los extraños como compañeros en el sufrimiento y sensibilidad a los detalles particulares del dolor de los seres humanos. Se pone en el centro el aprendizaje de la tolerancia y la diversidad como realidades y como valores reconocidos.
La renovación y extensión de las prácticas filantrópicas que hoy comienza a experimentar el sector privado empresarial responden a estos procesos de reconceptualización que viven los distintos sistemas de la sociedad de la globalización y especialmente el nuevo protagonismo de la sociedad civil en el desarrollo social y también en la creación de nuevas capacidades.
Si entendemos que la filantropía y la responsabilidad social necesitan una conceptualización y un mayor desarrollo podemos explorar nuevas posibilidades en la perspectiva de promover una nueva filantropía y una ciudadanía altruista.