Ciudades sostenibles

De Sosteniblepedia
Saltar a: navegación, buscar

Según datos de la ONU, entre 2007 y 2050, 3.100 millones de personas se sumarán al número de habitantes de las ciudades de nuestro planeta. Este desplazamiento traerá consigo un gravamen cada vez mayor sobre las infraestructuras, los servicios gubernamentales, los recursos naturales, el clima y muchos otros aspectos críticos para la calidad de vida en las áreas urbanas.

El continente latinoamericano se sitúa a la cabeza de este fenómeno global como la región en vías de desarrollo más urbanizada, así como la que presenta mayores desigualdades en términos de distribución de los ingresos. En América Latina el 75% de la población vive en espacios urbanos, lo que en cifras absolutas es 375 millones de los 500 millones de habitantes de la región. 120 millones de ellos están por debajo de la línea de pobreza. Muchos de los retos a los que se enfrenta hoy día América Latina se repetirán en mayor escala aún en África y Asia en los próximos años. Es posible que las soluciones latinoamericanas que se apliquen para enfrentar tales retos sean replicables en alto grado.

Desde 2007 existe un joven movimiento de “Ciudades Sustentables” en América Latina, que se compone en la actualidad de 31 ciudades en siete países latinoamericanos. Desde el inicio, inspirado en el modelo “Bogotá Cómo Vamos”, se han desarrollado innovaciones en el proceso de participación y control ciudadano como es el caso de Nossa São Paulo en Brasil, el cual ha inspirado movimientos en Chile y Argentina. Las redes de Ciudades Sustentables en cada país buscan no sólo incentivar la participación ciudadana en torno a las políticas públicas de la ciudad, sino que enfatizan los cambios necesarios para disminuir las inequidades del continente. La promoción de Ciudades Sustentables representa una oportunidad única para contribuir al cambio, a escala continental, a partir de los procesos e iniciativas locales.

Las áreas críticas de acción ligadas a esta estrategia continental incluyen:

- Aumentar la inclusión política, social y económica al estructurar modelos de participación, promover nuevas voces e incentivar negocios inclusivos innovadores.

- Fortalecer el control ciudadano y la rendición de cuentas, a través de la adopción de indicadores compartidos para monitorear el progreso y facilitar el intercambio de aprendizajes entre ciudades y países.

- Promover prácticas urbanas innovadoras, mediante el apoyo a planes piloto de alto valor demostrativo.

- Invertir en la capacitación de líderes urbanos para ampliar la concientización y el conocimiento de los ciudadanos sobre asuntos urbanos.