El propósito de las organizaciones

De Sosteniblepedia
Saltar a: navegación, buscar

En los últimos años la separación tradicional entre empresas, organizaciones sin ánimo de lucro y servicios públicos se hace cada vez más difusa. En Sur América y en el resto del mundo se reconoce el surgimiento de empresas que buscan redefinir el sentido del éxito en los negocios: operan vendiendo bienes y servicios pero lo hacen compitiendo por su capacidad de lograr un cambio social y ambiental positivo y no sólo por precio y calidad.

Estas empresas híbridas, empresas con propósito, o empresas sociales, son una tendencia creciente, desafiando con su acción la concepción tradicional de negocios y de sostenibilidad. Las nuevas empresas consideran el cambio social y ambiental como su objetivo de negocio, y ven los resultados financieros como la herramienta para alcanzar dichos objetivos, no como su objetivo principal o su razón der ser. Van más allá de la maximización de las utilidades en la búsqueda de crear valor público, ofreciendo soluciones de mercado innovadoras para los problemas sociales y ambientales .

Las empresas con propósito son un fenómeno emergente, pero de ninguna forma irrelevante. Ofrecen una oportunidad para enfrentar con escala y eficacia los retos cruciales de nuestras sociedades en esta década fundamental para el planeta. El surgimiento de múltiples organizaciones que combinan y persiguen objetivos que mezclan los ámbitos sociales y medioambientales con aquellos netamente económicos ha generado nuevas dinámicas transformadoras en los sectores tradicionales, apoyando el surgimiento de nuevos modelos empresariales que estarían propiciando la formación de un emergente sector híbrido o “cuarto sector”.

Existen distintas expresiones ytérminos que tienden a ser asociados a estas tendencias, a saber: responsabilidad social corporativa, negocios inclusivos, emprendimiento y empresas sociales; en el último tiempo, valor compartido, inversión de impacto e innovación social (Porter & Kramer, 2011; Dees, 1998; Phills et al., 2008)

Las empresas B tienen un propósito que se traduce como el compromiso de lograr un cambio significativo en el negocio, la comunidad y el medio ambiente. Para llegar a este objetivo llevan adelante un nuevo modo organizacional de gestión, en el marco de un movimiento global que comenzó hace seis años en EE.UU. y que en la actualidad se replica en el mundo.

En pocas palabras, la Empresa B combina el lucro con la solución a problemáticas sociales y ambientales, una meta de máxima a la que aspiran los emprendedores y empresarios que transitan este rumbo sustentable. El principal requisito para ser B es contar con un propósito guía, como por ejemplo fortalecer las energías renovables o contribuir a la reforestación de una zona de la triple frontera o algo más cercano como crear productos que promuevan el bienestar y la salud; ese propósito será el que gobierne las acciones de la empresa sea cual fuere su rubro.

Lo diferencial será encontrar la forma de llevar a cabo esas iniciativas para combinar las tres patas. Alineado con ese propósito se construye un modelo de negocios que debe ser rentable, pero al mismo tiempo considerar en la toma de decisiones cuatro áreas de la empresa: gobernanza, trabajadores, medio ambiente y comunidad.