Igualdad de acceso a las tecnologías

De Sosteniblepedia
Saltar a: navegación, buscar
OLP, Una Laptop por Chico (Igualdad de acceso a las tecnologías)

En enero de 2005 el Media Lab del MIT lanzó el proyecto de investigación para desarrollar una laptop de USD 100—una tecnología capaz de revolucionar la forma en que se educa a los chicos a nivel mundial. Para lograr este objetivo se creó una nueva organización sin fines de lucro, One Laptop per Child (OLPC - Una Laptop por Chico) que es independiente del MIT.
“Es un proyecto educativo, no un proyecto de laptops”, explica Nicholas Negroponte (ver biografía en página 3), quien lleva adelante esta inciativa cuyo objetivo es proveer a los chicos del mundo la oportunidad de explorar, experimentar y expresarse.
One Laptop per Child" (Una Laptop por Chico) es un concepto. Sus creadores explican que puede ser llevado a cabo en más de una manera, y bajo ningún concepto está limitado a la realización conocida como "la laptop de USD 100" de la organización sin fines de lucro OLPC.

La motivación de la OLPC es simple: muchos chicos—particularmente en las zonas rurales de los países en vías de desarrollo—tienen un acceso tan limitado a la escuela—(en algunos casos solamente la sombra de un árbol)—que construir escuelas y preparar maestros es sólo una manera—quizás la más lenta—de solucionar el problema. Si bien el proceso de construcción de escuelas y la capacitación de maestros no deben ser eliminados, otras alternativas en paralelo sugeridas por la OLPC son basarse en los chicos e involucrarlos directamente en su propio proceso de aprendizaje. “Quizás suene imposible el equipar a los chicos más pobres con laptops conectadas cuando los chicos más ricos no las tienen, pero no es así. Las laptops pueden ser asequibles y los chicos son mucho más capaces de lo que solemos creer”, afirman.
A la pregunta de por qué consideran que necesitan laptops los chicos de los países en vías de desarrollo, responden que “las laptops son tanto una ventana como una herramienta: una ventana al mundo y una herramienta para pensar. Son una forma maravillosa para que todos los chicos puedan aprender através de la interacción y la exploración.”


Aprender a aprender

La meta del proyecto es el aprendizaje y no la alfabetización digital, dado que, explican, ella es un sub-producto de la fluidez que obtendran los chicos de su aprendizaje digital. Los chicos—particularmente los más chicos—no necesitan aprender sobre IT y definitivamente no necesitan ser ávidos usuarios de Word, Excel y PowerPoint—no son oficinistas. Sin embargo, adquirir estas habilidades, creciendo junto a una laptop, será fácil. Aprender datos matemáticos mientras se aprende a odiarla está lejos de lo óptimo. Aprender cosas que tienen significado mientras se construye el conocimiento—particularmente cuando los chicos se dan cuenta que tuvieron que ir mas allá de lo que se creían capaces de hacer es natural y liberador.
Los chicos necesitan aprender a aprender, y esto proviene de la pasión que viene del acceso, la habilidad de hacer, de comunicar y expresarse. Escribir un programa de computadora, si bien parece esotérico, de hecho es lo más cerca que un chico puede llegar a pensar sobre el pensamiento.

Cerrando la brecha digital

El acceso a internet y a las herramientas de expresión (texto, música, video, gráficos) son los 'juguetes' educativos contemporáneos. Los chicos afortunados del mundo desarrollado tienen acceso a una computadora en sus hogares y usualmente a una propia, con música, DVD, junto a medios interactivos y ricos con los cuales pueden hacer cualquier cosa, desde aprender idiomas hasta jugar juegos. El poder de acercar estos mismos recursos a los mil millones de chicos que actualmente no tienen dicho acceso, parecía ridículamente desalentador, pero ya no lo es. Esto es simplemente porque las laptops han mantenido y perpetuado un alto costo de manera artificial. Es justo decir que la OLPC ha roto este mito y que las compañías como Intel han seguido sus pasos.
La intransigencia del problema educacional ante las soluciones convencionales, combinado con la pobreza y la necesidad de una educación de alta calidad de por vida para una inclusión integral en la economía global basada en el conocimiento, demanda nuevas formas de pensar. La misma tecnología digital que ha permitido un crecimiento sin precedentes del conocimiento, combinado con las nuevas metodologías educativas, pueden liberar la capacidad latente de aprendizaje de los chicos del mundo.
Los chicos pobres carecen de la oportunidad, no de la capacidad, de aprender. Proveyendo laptops gratuitas a los chicos, la OLP considera que les acerca las mismas oportunidades para aprender que las familias más pudientes le proveen a sus chicos.

Nicholas Negroponte, nacido en 1943, es un científico de la computación estadounidense de origen griego, más conocido como fundador y director del Media Lab un laboratorio y think tank de diseño y nuevos medios del Massachusetts Institute of Technology MIT y en el cual es profesor desde 1966. En 1992, se implicó en la creación de la revista especializada en informática Wired Magazine como inversor minorista. Es el impulsor del proyecto que pretende producir computadoras portátiles de bajo costo, concretamente con un precio de 100 dólares, para disminuir la brecha digital en los países menos desarrollados. Proyecto que presentó en 2005 en el Foro económico mundial de Davos. De este modo, la fundación "Una computadora para cada niño" (OLPC por sus siglas en inglés), iniciada por Negroponte y otros miembros de la facultad del Media Lab, pretende desarrollar el uso de la informática e Internet en países poco desarrollados.
Es autor del libro Being digital (1995), traducido al español como Ser digital o Mundo digital, en el cual hace un paralelismo entre el mundo real compuesto de átomos y el mundo informático compuesto de bits.