Pluralismo

De Sosteniblepedia
Saltar a: navegación, buscar

El término pluralismo es un concepto que tiene presencia en varios ámbitos de la vida de los seres humanos como la política, la religión, la filosofía, entre otros y que además se encuentra íntimamente ligado a cuestiones como la pluralidad y la armónica convivencia de cosas muy diferentes entre sí. De modo que el pluralismo es un sistema que acepta, tolera y reconoce las diferentes posiciones o pensamientos que puedan surgir en la discusión sobre algún tópico en particular.

En lo estrictamente político, la existencia del pluralismo en este ámbito implicará la participación y convivencia de diferentes ideas políticas y grupos sociales en la vida democrática de una Nación. Cuando en la vida política de una comunidad existe de hecho el pluralismo los diversos sectores, aún proponiendo diferentes ideas, no solamente formarán parte del proceso electoral, sino que además participarán activamente en la toma de decisiones de un gobierno respecto de un tema de interés social.

Un gobierno que sostiene firmemente entre sus bases el pluralismo promoverá la heterogeneidad social, cultural, étnica, religiosa e ideológica, es decir, jamás, jactándose de ser un gobierno plural podrá este ejercer la representación monopólica de un solo sector de la sociedad. El diálogo y el debate entre todos los diferentes actores sociales deben ser las condiciones sine qua non que el pluralismo debe respetar, en orden a ampliar la base del poder.

Por otra parte y a instancias de la filosofía, el pluralismo resulta ser más que nada una posición metafísica que sostiene que la totalidad del mundo se encuentra compuesta por realidades independientes e interrelacionadas. En este sentido, pluralismo se opone al monismo, que defiende que la realidad es una sola.

El problema del pluralismo surge cuando hay una incompatibilidad de visiones del mundo muy diversas y, al mismo tiempo, se ven forzadas por las diferentes formas de coexistir y velar por la mutua supervivencia.

Como abordaje para resolución de conflictos, el pluralismo comienza con el reconocimiento del otro, lo que implica la propia identidad. Es decir, considerar al otro como fuente de comprensión y no solamente como término de inteligibilidad.

El pluralismo no necesita ser resuelto por el mantenimiento de una postura unitaria. Cada grupo humano tiene su propio sistema de coherencia, uniformidad y armonía. No significa por lo tanto que reconocemos muchos modos diferentes de hacer, pensar y sentir (pluralidad) sino que detectamos muchas formas que no podemos reconocer como los únicos modos de alcanzar un objetivo o deshacer las cosas. El antagonismo solo se da por ignorancia de una de las partes o de ambas. Cuando se busca la verdad aparecen la convergencia y la voluntad para encontrar soluciones.