Trueque

De Sosteniblepedia
Saltar a: navegación, buscar

Históricamente, el comercio es una de las actividades sociales más antiguas, que se inicia con el trueque silencioso como medio de intercambio de excedentes después de haber satisfecho las necesidades de la tribu o asociación humana que las generaba, sin establecer contacto personal con los integrantes de otras tribus que a su vez, teniendo más necesidades insatisfechas y excedentes, acudían a sitios neutrales a depositar sus bienes con los que "pagaban" los que iban a retirar de aquellos que se encontraban en el sitio.

Este sistema evolucionó al irse estableciendo contactos personales para discutir sobre los bienes llevados al trueque y sus equivalentes para intercambio, convirtiendo los lugares elegidos como mercados o lugares de reunión que se utilizaban periódicamente para el trueque, el cual se realizaba entre bienes. Posteriormente, se fue buscando una mercancía que tuviera características aceptables para todos los que querían intercambiar especialmente para cuantificar las pequeñas diferencias entre el valor de los bienes para facilitar los acuerdos.

Así surge el dinero-mercancía, que se verificó por mucho tiempo y en todos los países que fueron asentándose en sitios cercanos al agua y a las tierras productivas y seguras, fundándose las ciudades. En algunos se utilizó la sal, en otros el cacao y el polvo de oro en la caña de plumas preciosas, quedando finalmente como de aceptación generalizada los metales preciosos por su durabilidad, la facilidad para medirlos, pesarlos y fraccionarlos aunque también comenzó su falsificación.

Se descubre una manera de protegerlos de las falsificaciones y alteraciones de contenido mediante la monetización y el cuño, que identificaba al que los ponía en circulación y a la vez garantizaba su peso y pureza para hacer seguro el intercambio o la compra.

Es así como la actividad comercial se hace más fácil relativamente e inclusive se convierte en una profesión a la cual, con el fin de obtener una ganancia, se dedican personas que hacen las veces de intermediarios entre los productores y los consumidores, ya que la producción era sumamente complicada y demandante y obligaba a los productores a permanecer en su tierra o en sus talleres todo el tiempo trabajando y no podían abandonarlos para ir a los mercados en la búsqueda de compradores.